Bill Kaulitz for president

A mí es que los Tokio Hotel me encantan. No he oído en mi vida una canción suya, pero ellos me apasionan y sobre todo el cantante, Bill Kaulitz. Tiene un estilazo impresionante que están copiando impunemente Adam lambert y el equipo de caracterización de las películas de Millenium, en concreto con el personaje de Lisbet salander, que no puede ser más clavada.

Lo que más me gusta de este grupo son sus fans. Entrega total. Recuerdo cuando yo era fan de los backstreet boys (el resto de mis grupos favoritos había desaparecido o bien porque ya se habían disuelto o porque sus componentes estaban muertos por las drogas), aunque mi nivel de entrega fan nunca fue tan grande como el de las chicas de ahora. Yo en mi vida, never, dormiría en la calle por ver a nadie. Ni echaría a correr por la plaza de toros pegándote con ottras chicas y tal. No, yo esas cosas no.

El otro día hablando con unas amigas sobre cuando éramos adolescentes (a mí se me revolvió la madalena que me estaba comiendo en el estómago) estuvimos pensando en quienes sérían nuestros ídolos ahora. Para la mayoría de mis amigas serían los Jonas Brothers o Justin Biever (a mí me parecen cansinos y de lo peor y con demasiado pelo, no sé por qué me parecen peludos), se vestirían como la Selena Gómez y tal. Yo creo que sería más rebelde. Me gustaría Tokio Hotel, My chemical romance y me vestiría una mezcla entre kesha y la hija de madonna...pero bueno, prefiero ni pensarlo siquiera. Mi cerebro borró sabiamente aquellos dolorosos años de mi vida y yo no quiero volver a recordarlos. Por eso creo que en el fondo todo lo que signifique adolescencia y tal me da escalofríos :-s

1 comentario:

Loco dijo...

A mí lo que me da escalifríos es la pinta del cantante.